Me acompañan en esta travesía

martes, 2 de febrero de 2010

De vez en cuando la vida

De vez en cuando la vida nos sorprende gratamente. Y esos momentos son los asideros de los rocódromos, por donde nos empeñamos en subir o nos vemos forzados a subir. ¡Benditos e importantes asideros!

Esta tarde me he emocionado leyendo la entrada de Atenea, Flores para vosotr@s. Me ha resultado de una generosidad y sensibilidad inmensas. Y desde aquí le doy las gracias por sus palabras con respecto a mí.

La vida nos sorprende cuando conocemos a personas que, probablemente jamás lleguemos a ver físicamente, pero que sí llegamos a palparlas casi con las manos a través de la pantalla del ordenador, e intuimos y compartimos sentimientos, impresiones, experiencias... Y eso es lo que nos acerca y nos une. Quizás la virtualidad nos ofrece esa posibilidad de desnudar el alma sin pudor alguno ante desconocid@s, que llegamos a conocer muy a fondo.

Escribir me libera de la presión de la vida, escribir de forma automática, espontánea, libre... He cambiado mi cuaderno por los blogs, y me alegro de ello. Se lo recomiendo a cualquiera que desee experimentar esta sensación de libertad, de terapia... donde no cae en saco roto lo que expresas. Siempre hay alguien que te lee, comente o no, y que puede obtener algo de estas palabras, aunque sea simplemente distracción.

Hasta ahora yo me había sentido como en esa estrofa que canta Serrat: De vez en cuando la vida/ nos gasta una broma/ y nos despertamos/ sin saber qué pasa,/ chupando un palo sentados/ sobre una calabaza. Me desperté de un bonito sueño de princesas y me tropecé con mi realidad. Había llevado una vida normalizada y, de pronto, el destino quiso parar ese sueño. Ha sido una estrofa que me ha martilleado las sienes en este tiempo, llenándome de nostalgia por lo que ya no es, por lo que se fue, por lo que perdí.

Hoy me doy cuenta que en esta nueva etapa de mi vida también he ganado mucho en calidad (y no de vida precisamente, buf!), en calidad humana. Me siento mejor persona (aunque siempre he sido buena gente, jaja) y he conocido mejores personas aún. En estos momentos os ofrezco esta otra estrofa: De vez en cuando la vida/ afina con el pincel:/ se nos eriza la piel/ y faltan palabras/ para nombrar lo que ofrece/ a los que saben usarla.






Hoy la vida me ha besado en la boca.


10 comentarios:

El Drac dijo...

Pues a mí me pasa lo mismo, me sentí muy solo y a hoara me siento gratamente acompañado por personas que no conozco y que creo mequieren.elmundo virtual es maravilloso. Un abrazo. ¿me dejas ser tu amigo?

Perséfone dijo...

El mundo virtual encierra una magia gratificante y balsámica.

No se pide ser amigo, se es simplemente. Tú ya lo fuiste desde el día que entraste aquí por primera vez.

Un beso muy fuerte.

Atenea dijo...

Me alegra mucho que puedas ofrecer esa otra estrofa de esta maravillosa canción de Serrat. No podía ser de otra manera viniendo de tu parte porque, aunque de vez en cuando te caigas, no tardas mucho en levantarte y darle la vuelta a los acontecimientos para saborear ese lado bueno que a veces nos ofrece la vida. Eres muy agradecida.
Tú sí que eres generosa, ahora eres tú la que me emocionas a mi y te lo digo desde lo más profundo.
Tienes razón en eso de que a veces casi podemos palpar a otras personas a través de la pantalla del ordenador. Intuimos sus gustos musicales, su filosofía ante la vida, su talante y tantas cosas de quien está al otro lado que casi pasa a formar parte de nuestra casa. De hecho yo ahora casi todas las mañanas desayuno contigo y con los demás
hasta que poquito a poco voy tomando algo de impulso para hacer alguna cosilla en casa, muy poco claro, a veces no tengo fuerzas ni para levantar mi taza de café.
Aquí en mi casa ya todos saben que pronto te operarán y me preguntan sobre ti y yo les voy contando sobre tus escritos, sobre nuestros gustos comunes en la música...
Gracias perséfone una vez más por existir y que sepas que estamos contigo en esta tu cuenta atrás.
un beso y un abrazo grande.

Ely dijo...

Que lindo post, me gusto mucho.
Lindo blog, te sigo.
Besos...

Perséfone dijo...

Querida Atenea.

Creo que hemos colmado hoy el día de emociones sinceras, qué suerte, ¿no? Dormiré con un muuuuuy buen sabor de boca.

Gracias por dejarme entrar en tu casa y existir con los tuyos.

;)

Perséfone dijo...

Gracias, Ely. Bienvenida a este rinconcito, espero volver a verte.

cuchu dijo...

Yo empecé mi blog por lo mismo que tú....necesitaba desahogar sentimientos.....abrir fronteras. Me he sentido muy identificada. Y gracias por la canción se Serrat.....yo tambien te sigo, y gracias por poner la música de fondo....es muy relajante.

Un beso

Perséfone dijo...

Gracias, Cuchu. Sí, es una magnífica forma de abrirse y desahogarse. Me alegro que te haya gustado la canción de Serrat. Gracias a ti, pot la música.

Besos

Atenea dijo...

Preciosa música de fondo. Reiki por un lado y fados en la voz de Dulce Ponte, por otro.
¡Esta es mi hermana (En Zeus), encontrando siempre la música perfecta para cada momento y para cada rincón! No en vano en uno de tus post ya apuntaste que "pensabas con música guardada en tu subconsciente", bonita forma de expresar, rememorar e incluso vivir los sentimientos.
Me encanta que hayas decidido hoy poner melodía a tu blog. Te prometo que "me dejo llevar".
Un beso

Perséfone dijo...

Gracias, Atenea, eres un sol. Me alegro que te "dejes llevar" por la música, mientras abres otras pestañas del navegador y oteas el mundo. Yo te confieso que he entrado en varias ocasiones a tu blog sólo para escuchar a Silvio, jaja.

Un besazo

Te regalo un sueño, tú decides cuál