Me acompañan en esta travesía

martes, 28 de diciembre de 2010

¡Adiós, 2010!: confesiones

Si reconstruyo el puzzle del 2010, encuentro algunas piezas un tanto defectuosas y, por el contrario, otras que son espléndidas. Algunas quedarán guardadas en la caja de los recuerdos, pero otras piezas continuarán sirviéndome para construir el puzzle de 2011.

El año comenzó con proyectos ilusionantes. Esperanza puesta en gente que me devolvería la salud y la ilusión, que apostaban por mí. Fui afortunada entonces porque, a pesar de soportar dos intervenciones, me sentí muy arropada por los míos, como siempre, que nunca me han fallado y han estado conmigo en los momentos difíciles. Recibí el aviso de mi jubilación entre sábanas blancas de hospital. Fue el inicio de replantear mi vida, tras una fuerte depresión.

Llegaron meses, muy duros, de recuperación en los que conté, además de mi familia, con una persona que me ayudó mucho en todo momento (incluso cuando estaba en el hospital me llegaba su buena energía), y a la cual estoy muy agradecida. Vivió mi día a día en la distancia dándome el cariño y la fuerza que necesitaba.

Pero el verano quebró mis ilusiones. Confirmé que las intervenciones no habían servido para nada y que la persona que tanto me ayudó, se esfumó como por ensalmo. El puzzle se deshizo, se desencajaron piezas, volaron algunas al país de los sueños. Hay un dicho popular que dice "Dios aprieta, pero no ahoga", pues también lo confirmé este verano (ha sido una estación de confirmación). He iniciado una nueva relación, y no hablo de amores, que estoy bien servida, hablo de amistades. He conocido a unos grupos de buenos amigos donde me siento como en casa, algunos los he conocido en persona; otros "virtuales", que son más reales aún si cabe.

Ha sido un año de idas y venidas a médicos y pruebas multicolores, buscando la piedra filosofal, y aún no la hemos encontrado, aunque sigo en ello, con la dosis de esperanza cada vez más pequeña (yo diría que casi acabada, en reserva, como la gasolina).

Termino el puzzle en paz conmigo misma. De él guardo, por lo pronto, todas las piezas para construir el nuevo del 2011.

Con los pies en el suelo y las aspiraciones puestas en otras metas, otros retos, intentando asumir mi realidad, digo adiós al 2010.

¡Feliz 2011!

10 comentarios:

Yolanda dijo...

Sencillamente, me gusta venir a tu blog.Me emociona leerte.¡¡¡Ojalá tus sueños se hagan realidad.!!!
Miles de besos.

ARIADNA dijo...

.......|___|... ........|___|...
........|000|... ........|000|...
........|000|... ........|000|...
........|000|... ........|000|...
........|000|... ........|000|...
.........\00/.... .........\00/.... Un
..........\0/..... ..........\0/..... brindis
...........||...... ...........||......x nuestra
........._||_.... ........._||_....amistad y por que tengamos un Feliz Año 2011!!!!!

Perséfone dijo...

* Yolanda: Me gusta emocionarte, es bueno sacar nuestras emociones. Yo me emociono también cuando visito tu blog lleno de hermosos fondos e imágenes, es una gozada, te entran ganas de cambiar el blog, como cuando ves un catálogo de muebles y te entran ganas de cambiar la decoración.

Te deseo un buen año 2011 lleno de salud, paz y felicidad.

Besitos

Perséfone dijo...

* Ariadna: Brindo contigo, amiga, chin chin! Que el próximo año sea colmado de dicha para ti y los tuyos.

Besitos
(qué bonita cristalería... jeje)

Alís dijo...

Lo más rescatable de todo, en mi opinión, es que puedes terminar el año en paz contigo misma. Eso, y que por fin se termina. El 2011 será mejor. Estoy plenamente convencida. Y así lo deseo también para ti.

Besitos

Perséfone dijo...

* Alís:
Termino en paz conmigo misma, aunque no en paz con tod@s :(
Estoy deseando que acabe ya de una vez este año, y recibir, con nuevas ilusiones, el 2011.
Gracias por tus deseos, que sé que son sinceros. Yo también te deseo lo mismo: un año ILUSIONANTE!!!

Besitos, mi niña

Anusky66 dijo...

Ya queda muy poco del año 2010 y con el nuevo año se abren nuevas puertas hacia la esperanza .
espero que 2011 te traiga nuevas energías y muchos momentos felices para que tu puzzle se tiña de alegres colores .
un besazo cargado de buenos deseos y un abrazo rebosante de cariño .

dijo...

Yo estoy segura, Perse, que el 2011 tiene que ser un año con alas...

Así te lo deseo, preciosa..

Un besazo y feliz entrada de año!

Perséfone dijo...

* Anusky: En este nuevo año trabajaré la esperanza, que la he ido perdiendo poco a poco.

Te deseo todo lo mejor. Yo me recargo de tu cariño y tus buenos deseos.

Besitos esperanzados

Perséfone dijo...

* Lo: Desde hoy comienzo a volar, espero no caer muchas veces y, si caigo, que me sea fácil levantarme.

Gracias por tus deseos.

¡Feliz año!
(que te sea leve la mudanza! jeje)

Besitos alados

Te regalo un sueño, tú decides cuál