Me acompañan en esta travesía

miércoles, 23 de junio de 2010

Un acto de fe


La fe en el ser humano, la fe en las ideas... esa es la fe que me mueve y a la que dedico el título de este post.

Sin embargo, hace tiempo que he ido perdiendo esa virtud, porque la fe es una virtud. Me he desvirtuado totalmente. Primero perdí la fe ciega, que siempre me ha gustado practicar, porque para algunas cosas soy, lo que se dice por aquí, "mu apretá", entiendase en castellano, "muy apretada"; es decir, muy excesiva, muy exagerada. Más tarde perdí la fe a secas. Después, entré en terreno más pantanoso, comencé a perder la esperanza y me desesperancé por completo.

Claro, que este proceso se origina por unos motivos de peso, no es algo baladí. Y esos motivos, en mi caso, han sido que después de las operaciones a las que recientemente fui sometida (y no de cirugía estética, precisamente) sigo con los mismos dolores y el mismo cuadro médico (que no pictórico). Me han sometido a diferentes pruebas médicas, también (y no atléticas). Y mi médico, al que tengo loco, cree haber encontrado la causa de mi mal.

A pesar de mi esperanza desteñida, hoy he practicado un acto de fe en su consulta. Me ha prescrito chiquicientas sesiones de rehabilitación, y confía que con eso mejoraré. Yo he querido creerle a pies juntillas. Y es que necesito creer, necesito recuperar mi fe. Y hoy he empezado por mi médico.

Procedencia de la imagen.

10 comentarios:

El Drac dijo...

De verdad amiga ¡¡qué difícil es cargar con uan dolencia!! de sobra sé el estoiticismo que te acompaña y para lo cual no necesitas fe ciega.

Perséfone dijo...

Hola El Drac, ya te echaba de menos. Gracias por venir y dejarme siempre comentarios tan consoladores.

Mil besos

Atenea dijo...

Me alegra saber que estás intentando recuperar la fe, esa "fe palpable" que te ha ayudado siempre a seguir adelante. Me parece un acierto que hayas comenzado por tu médico. En este caso, sus recomendaciones te ayudarán a recuperar un poquito esa esperanza perdida.
Como bien dices, la fe no se pierde así como así. La falta de respuesta a la mala salud, hace que podamos perder el control de nuestra vida entera. Pero siempre estamos a tiempo de remontar, así que habrá que ponerse manos a la obra con esas sesiones de rehabilitación.
Ánimo, preciosa y muchos besitos.

Alís dijo...

Por muy desesperanzados que estemos, por mucho que hayamos perdido la fe, debemos (es obligación) recuperarla cada vez que se abre una puerta nueva. En cualquier momento encontraremos la puerta correcta y entonces nos daremos cuenta de que valía la pena mantener la fe.
Te lo digo a ti y me lo digo a mí, que hoy he perdido un poco de fe. Tal vez sea para bien. Tal vez sea para mostrar el camino correcto. El tiempo dirá...

Besitos y ánimo (ah, y gracias)

Perséfone dijo...

Querida Atenea.
Estoy en ello, y me cuesta mucho, sólo llevo dos días con este nuevo ejercicio mental que me he propuesto, cruzando los dedos para que no ocurra nada que me eche abajo los "palos del sombrajo", ya sabes cómo es esto.

Cuando perdemos la salud, perdemos muchas cosas con ella, es como si tirara de parte de nuestra vida y nos la destruyese. Sí, siempre estamos a tiempo de remontar y recomponer los pedazos.

Esa rehabilitación va a ponerme en órbita, jaja.

Muchos besos, mi niña guapa.

Perséfone dijo...

Querida Alís.
Aprovechar las nuevas oportunidades que nos brinda la vida y recuperar la fe, porque necesitamos creer y confiar.

Si hoy has perdido un poco de fe, seguro que con el tiempo valorarás como positivo o te permitirá valorar otras cosas. Espero que hoy se haya abierto una nueva puerta para ti y también para mí.

También te deseo mucho ánimo.

Muchos besos, corazón.

Bego dijo...

Amiga Perséfone, como dice Alís: tienes que recuperar la Fe por "OBLIGACIÓN", es algo que las personas nos debemos a nosotros mismos, debemos tener algo que nos mantengan a flote y ese madero que hace que lo logres es la Fe, agarrate bien fuerte a ella y no te rindas.

Un beso.

Perséfone dijo...

Me agarro bien fuerte, amiga Bego. Y con vuestra ayuda sé que lo lograré. Lo necesito.

Gracias, de corazón.

Mil besos

Maripaz Brugos dijo...

Te felicito por esa fe recuperada. Te imagino fuerte y valiente a pesar de los pesares, pero te puedes permitir algun desánimo,no te obligues demasiado, pero no dejes de luchar.

Mil besos con sabor a esperanza

Perséfone dijo...

Gracias, Maripaz. Tengo mucha fortaleza, aunque últimamente flaqueo más de lo que yo quisiera. Sin embargo, me recompongo pronto. No dejo de luchar.

Muchas gracias por tu visita y por tus palabras.

Mil besos y un fuerte abrazo

Te regalo un sueño, tú decides cuál