Me acompañan en esta travesía

domingo, 6 de junio de 2010

Una ilusión que me salve

Me ahoga la insatisfacción, por más que persigo, que hago, que intento... no me siento satisfecha con mi vida. Me invade un desasosiego que, a veces me oprime el pecho, que no me deja centrarme, que me dispersa. Ahora tengo miedo que llegue el verano y me desequilibre mi rutina, deseo que pase pronto. No tengo ganas de salir, sopeso cada paso que doy, me supone un gran esfuerzo no sólo físico, sino mental.

Ayer salí un rato y tuve ocasión de asistir a unas pruebas de atletismo, no pude echar fotos (no me llevé mi cámara) porque no pensé que pudiera prolongar un poco la tarde, como lo hice. Rabiando, pero lo hice. (Me agota echar continuamente pulsos conmigo misma). Me resultó gratificante observar las diferentes pruebas de los jóvenes atletas (Sub'23), el esfuerzo, la preparación... Les unía idénticas ilusiones y metas. Por un momento envidié no poder estar en sus pellejos. Las personas que compiten tienen muy claros sus objetivos, definen sus posibilidades y saben hasta dónde pueden llegar, y un preparador les guía.

Necesito encontrar una estrella que me guíe,
una paz que me invada,
una ilusión que me salve.

Últimamente escribo poco en este blog y es porque lo estoy cargando con entradas deprimentes y no me parece que se lo merezca, mancharía su azul.

Buenas noches y felices sueños.

6 comentarios:

Alís dijo...

Escribir debe servirte a ti. Aunque manche el azul, aunque sea deprimente... desahoga, muéstrate toda, no sólo tus sonrisas. Sólo sabiendo que lloras podemos enjugar tus lágrimas.
Y confía, mantén la confianza. No hay mal que cien años dure...
Besitos

Perséfone dijo...

A veces ni siquiera eso basta. Me vengo a bajo porque precisamente me falla la confianza.
Gracias cielo, por tus palabras.
Besitos

Leonor dijo...

Mi querida Perséfone, déjame que sea tu estrella que te guíe desde el azul de mi querido Mediterráneo. Coge mi mano y ven... juntas lo lograremos.
Como dijo Alis, escribir te ha de servir a tí, y si esto te libera pues ¡hazlo! no te prives, que de bastantes cosas se priva ya una. Y cada vez que te sientas sola o sin ganas de nada, no tienes más que silbar y tu "estrella" barcelonesa estará ahí emitiendo su reflejo tan solo para tí.

Un abrazo bien grandote con todo mi cariño,

Perséfone dijo...

Hola Leonor, cuánto tiempo sin verte por aquí. Me alegra mucho tu visita. Gracias por tu aliento y tus hermosas palabras.

Debo practicar más los silbiditos.

Muchos besos, mi estrella barcelonesa, mi catalana guapa.

El Drac dijo...

Lo que sucede es que no eres una persona común y corriente, has nacido para luchar y GANAR; porque como sabrás este ES un mundo competitivo. Si fueras una mujer mediocre estarías feliz cargando tu cruz, pero como eres una mujer competitiva y con mentalidad ganadora te sientes mutilada; ojalá pronto puedas sublimar ese malestar con algo que te lleve a desarrollar alguna de tus muchas cualalidades; porque has de saber que personas como tú, luchadoras y con mentalidad aguerrida y ganadora tienen muchas cualidades, hay que saber encontrarlas. Un abrazo

Perséfone dijo...

No te engañes, El Drac, soy una persona común y corriente. No sé si habré nacido para luchar, aunque es cierto que nunca he dejado de hacerlo, pero nacer para "ganar", eso no creo, luchar para subsistir quizás, porque no me considero una mujer competitiva. Sin embargo, te agradezco tus palabras de ánimo y tu visita, ya te echaba de menos.

Un besazo

Te regalo un sueño, tú decides cuál