Me acompañan en esta travesía

sábado, 12 de diciembre de 2009

Antiguas compañeras de colegio


He mirado con ojos de niña y he oído voces risueñas y relatos antiguos, algunos olvidados, otros rememorados con placer. Anécdotas narradas con la picardía que otorga el paso de los años. Hemos derramado sobre el mantel la complicidad de aquellas estudiantes que fuimos un día.

Esta mañana he llamado a un eurotaxi, en el cual entro perfectamente montada en mi scooter, cual diosa Cibeles. Ha tardado más de lo previsto. Después de algunas llamadas de mi marido echándole la bronca, y deshaciéndose en mil disculpas el taxista, nos hemos dirigido al punto de encuentro. Allí ya estaban mis compis esperándome.

Tengo que hacer aquí un aparte, como en el teatro. Es la primera vez que salgo sola, solita, desde hace algo más de un año, en que mi vida dio otra vuelta de tuerca. Y hoy lo he podido hacer posible gracias al uso de mi scooter eléctrico que me da una autonomía esencial y un esprint en el corazón.

Cuando hice mi bajada triunfal del taxi, con aquel cálido recibimiento, fue una bocanada de libertad, de entusiasmo, que presentía una velada conmovedora. Nos dirigimos rápidamente hacia el restaurante donde nos esperaba la mesa reservada. Allí dentro, aparqué mi modesto scooter en un rincón, y mi persona, junto a mis compañeras.

Hemos compartido diferentes tipos de arroces, fotos, risas, brindis, intercambios, besos, retazos de historias y promesas de nuevos encuentros.

Ahora tengo el regusto que da haber pasado un día en una compañía grata y cercana. Ha sido una jornada muy emotiva. Pero mi gratitud y emoción es doble cuando pienso en el arropo de mi familia, poniendo todo a mi alcance y apoyándome para hacer posible cualquier sueño o ilusión. Pendientes de cualquier detalle para que todo saliera bien.

Pues sí, todo ha salido muy bien.

Imagen: Google.

3 comentarios:

bidawe dijo...

Hola wapa!!
Muchas gracias por el comentario que has dejado en mi blog, soy muy nueva en esto y hace ilusión que alguien te lea. Aún me quedan muchas cosas x aprender, saber poner un contador, q no lo consigo, un calendario...
Me gusta mucho esto que has escrito, esta salida que has hecho con tu scooter, pues claro que si, tienes q salir!! Y suerte tienes de poder coger el eurotaxi, xq aki lo tengo bien mal, no nos dan este transporte, como me gustaria tenerlo.
La cena no se hizo pero esa persona q me animó a salir es un encanto y hizo que mi tarde fuera animada, en clase de escritura corregimos un escrito de los mios y fue entretenido. Besitos

Leonor dijo...

¡Me alegro mucho corazón! Salir y divertirse es muy importante. Te lo digo yo que soy una "pendurria" jejeje... Por eso ahora estoy de los nervios, porque ya llevo mucho tiempo en cama y salgo muy poquito porque no puedo estar sentada más de dos horas, pero aún asi... he empezado a salir.
Gracias por explicarnos qué tal te fue en la cenita (tus orejas te lo agradecen jijiji) debió ser estupendo recordar viejos tiempos y reencontrarse con antiguas amigas y compañeras.
Pero sobre todo, me alegro porque fuiste capaz de arriesgarte y salir solita por primera vez ¡¡¡BRAVO!!! ya verás que cuando te acostumbres tu marido e hijo te van a tener que parar los pies porque no pararás ni un segundo en casa jejeje.

Un abrazo bien grandote cielo

Perséfone dijo...

- Hola bidawe.
Verás cómo pronto aprendes el intríngulis del blog, pero si necesitas alguna ayuda, no dudes en pedirla. Con respecto al eurotaxi, de un tiempo a esta parte, se ha convertido en un medio de transporte esencial para mí. Lo importante es salir a la calle y no quedarse en casa, siempre que surja la oportunidad, ¿ves cómo no te arrepentiste?
Un beso.

- Hola Leonor.
Esa es la frase que me gusta oir "...he empezado a salir", eso es buena señal, que al menos te puedes despegar de la cama y de la casa. Yo he pasado ya por ahí. Ahora he conseguido vencer mi inseguridad que me da esta nueva situación.

Un besazo y suerte para mañana.

Te regalo un sueño, tú decides cuál