Me acompañan en esta travesía

viernes, 11 de diciembre de 2009

De cómo Tiorfán venció a Colon


Ayer, jueves (que aún es hoy), a pesar de amanecer nublado, fue un día brillante y victorioso. Mi cuerpo comenzó a recuperar la energía perdida, gracias a la ayuda del superhéroe Tiorfán, que entabló batalla contra Colon, el cual perdió su irritación y se vino a menos. ¡Si al final, no es nadie...! Tiorfán lanzó sus cápsulas y, poco a poco, Colon entró en razones. El vientre dejó de sentir esas sensaciones extrañas en forma de explosiones y todo volvió a la calma.

Me he podido levantar de la cama, continuar mi rutina y concentrarme de nuevo en mis dolores viejos: otra batalla ganada :)

¿Para conseguir la calma hay que librar batallas? buen principio ético, no lo había pensado antes. Quizás me concedan el próximo Nobel de la Paz... buenas noches.

Imagen: Google.

2 comentarios:

Leonor dijo...

¡Bravo por el super héroe Tiorfán!

Jajajaja... Pero mira que eres...
¡Me encanta como escribes! Eres única para contar las batallas y encima... ganarlas! jajaja...

Gracias por alegrarme la tarde wpetona MUAK'S
Con cariño,
Leonor

Perséfone dijo...

¡Es que no hay nada como ganar una batalla!, aunque no te den medallas, jajaja.

Un besote.

Te regalo un sueño, tú decides cuál